Una hamaca en Bahamas

Sobre lo que quiero escribir hoy diré que tiene que ver con la escritura y con la
vida. A menudo me pregunto porqué tengo este interés por dejar por escrito una
serie de pensamientos, ideas, o simples frases que se me aparecen en la cabeza.
Puede ser una deformación de mi personalidad, si no fuera porque esto de escribir
le sucede a mucha gente. Evidentemente se podría justificar la diferencia del ser
humano frente a otro ser vivo por su capacidad de escribir y expresar sus ideas o
dicho más simplemente, intentar dejar salir algo de dentro de uno mismo. Obvio
decir que el lenguaje hablado es la versión más directa de esto que digo, aunque
para mi gusto demasiado fugaz. En general, para la vida diaria, es mucho mejor,
donde va a parar, el habla como expresión del momento, como instrumento para algo
útil, o como simple acto de reafirmación de humanidad. Pero a mí me gusta ese
cuidado que me exige enfrentarme a un papel en blanco (ahora siempre suele ser una
pantalla en blanco, donde van apareciendo milagrosamente unas letras, aunque no
descarto un milagro mayor que me permita poner las manos en pose de pensador,
mientras las letras van fluyendo de mi mente a la pantalla, por obra y gracia de
algún invento moderno que quizá otros ya manejan).
Siempre me ha llamado la atención el modo en que algunos se enfrentan a las tareas
más nimias, desde mi punto de vista. Cualquier dedicación por ridícula que sea,
siempre será valorada por mucha gente que considere ese ejercicio, esa tarea, esa
ocupación como algo importante. Desde ese punto de vista consigo entender que yo
tengo otro tipo de valoración hacia la escritura. Es esa manera de entender que
unas frases bien construidas siempre serán como un regalo bien envuelto para
alguien que sepa valorarlo.
Pero en el caso de esta entrada que quería dejar en el blog hoy, el tema pretendía
ser algo aparentemente distinto a todo lo que estoy diciendo. Pero como las
apariencias engañan y como sé que mis asociaciones mentales todavía no han
merecido un ingreso hospitalario por aquello de …¡¡está loco, está loco!!..,
creo que no me equivoco si dejo caer que algo se podría estar tejiendo, sin darme
cuenta.
Pero vamos al toro y a ver que sale.
La idea que me rondaba la cabeza es la de explicar lo que no se suele explicar. O
mejor dicho, de como sin explicar algo se puede deducir ese algo. Como puedo saber
que está pasando algo si nadie me lo cuenta. Como puedo saber qué sientes si no me
lo dices. Como puedo saber si estas triste o alegre si en tus palabras no se
traduce. Puede parecer una retórica infantil, o adolescente mejor dicho. Porque si
un adulto que sabe las normas ortográficas y gramaticales y además suelta alguna
parrafada como las anteriores, afronta esta cuestión de este modo y no explica
mucho más, puede llamársele infantil o poco serio ¿no? Evidentemente la vida nos
enseña que hay algo dentro de nosotros mismos que las palabras no pueden explicar
y abundando en lo mismo, hay miles de imágenes, palabras, ideas, recuerdos, que
están activos en este momento en mi mente y que jamás sería capaz de plasmar en un
texto, con la velocidad que requeriría y sobretodo si quisiese que tuviera
sentido. Todos lo sabemos. O así debería de ser.
Pero a veces uno siente necesidad de dejar ver algo de lo que está pasando dentro
sin que eso sea el centro de nada. Simplemente como un matiz distinto a lo que uno
suele mostrar. Supongo que un modo de expresar esto de otra manera sería
utilizando adornos, objetos, aromas, si pretendiera que alguien físico descubriera
a través de mi aspecto físico lo que no quiero decir a gritos o no creo que sea
necesario llevar escrito en una pancarta. La sutileza de lo que no se dice.
Como se puede expresar eso cuando uno escribe. Supongo que quien tiene hábito de
escritura, me refiero a escritores profesionales que dedican horas todos los días
a esto, estarán sonriendo al ver estas palabras (siempre pienso en gente con buen
humor, porque todos podemos imaginar lo que diría alguien con mal humor, a poco
que conozcamos a una de estas personas).
Pues no se me ocurre muy bien cómo explicar esto. Si dejara caer en una frase algo
como…hoy es un día muy especial… quizá haya mucha gente imaginando muchas
cosas (también pienso que esto lo lee mucha gente, pero como no es así, yo también
imagino, para que tenga sentido). Esta frase es muy socorrida porque, como siempre
digo, si tienes prisa y no puedes dedicar mucho tiempo, necesitas frases que digan
algo, aunque lo dejen todo demasiado abierto, al libre albedrío del lector.
Supongo que es mas fácil hacer esto cuando no tienes un lector objetivo, es decir,
no te lee nadie o te leen entes extraños que vagan por la red.
Por otro lado si quieres empezar a explicar algo que no se puede explicar o que no
parece merecer una explicación porque solo lo entenderías tú que te conoces a ti
mismo y sabes el valor de eso que quieres que otros sepan, quizá empieces una
frase como…hoy ha pasado algo que hace de este día un día distinto…Estas
expresando una sensación sin decir nada.
Luego hay frases que pueden inducir a error, porque parece que las palabras solo
sirven para un contexto. Si dices…este día pasará a la historia…, puedes estar
refiriéndote a tu historia personal, al conjunto de recuerdos que tienes de tu
vida, o quizá sirva también para la vida en común que tienes con los tuyos. Pero
claro, así en general, puede llevar a confusión porque alguien puede creer que
tiene que leer las noticias de los periódicos o consultar en el futuro las
efemérides de este día para ver si pasó algo histórico.
Quizá algo rebuscado, pero explicado de forma simple?
…hoy he encontrado una razón para señalar este día como un día distinto a otros
por algo que nadie más que yo sabe, nada importante, nada demasiado
trascendental, pero que en el contexto de estas entradas de blog, me parece a
destacar…
Algo así puede llevar a confusión, pero es que no puedo decirlo de otro modo. No
es verdad que siempre escriba las entradas de blog con chistera y hoy casualidades
de la vida, la tengo en la tintorería. No, no es eso. Tampoco es verdad que me
haya tocado un viaje a las Bahamas y hoy escriba este blog desde una hamaca en una
playa paradisíaca.
Puestos a mirar al futuro, tampoco es verdad que mi hermano haya montado una
empresa que los oráculos me describen en el futuro como la mayor empresa de España
en…
Así que ya se puede ver más claro de que va la entrada de hoy. Me apetecía
escribir y tenia un motivo tan poco definido y tan abstracto como para dedicarle
un montón de letras que se podían haber alargado sin fin, ya que esto del blog es
un portento de invento, creo que no tiene límite.
Es una pena que mi tiempo sí. Se me acaba el día, aunque las apariencias engañan y
no lo parezca.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s