Música directa

Quería hablar de una paradoja de esas que produce la industria en cuestión de aparatos de música, aparatos de sonido. Por supuesto, quien suele leer mis entradas lo sabe, hago explicaciones necesariamente breves, teniendo en cuenta el tiempo de que dispongo y la falta de preparación que suelen tener. Siempre son entradas que esperan una mirada tranquila y una reflexión que les dé vida.

En este caso quería hablar de una pequeña radio digital que también reproduce archivos mp3. No es que me vaya dedicar ahora a hacer reseñas tipo Xataka o alguna pagina de esas, pero sí que va en la línea de comparar aparatos. Es casi una necesidad de pedir coherencia de mi parte inconsciente, esa que me hace buscar unos botones en un aparato que no tiene.

Resulta que en un equipo de música con radio, cd y reproducción archivos mp3, similar por tanto en prestaciones a este aparato pequeñito de radio, pero cinco veces mas caro, no es posible acceder a las emisoras o a las pistas de reproducción de mp3 de una manera tan sencilla como lo consigue este pequeño aparato de radio. No sé de quien es la culpa. Ni siquiera sé si es una estrategia ya que un pequeño aparato de bolsillo puede tener un cliente final distinto al que tiene un aparato de sobremesa, para el salón, para otro tipo de uso. Pero sigo sin entenderlo. Si el pequeño aparato de radio puede acceder directamente a la emisora de radio tecleando los números mediante los 10 botones perfectamente colocados y también puede acceder a cualquiera de las pistas de mp3 del mismo modo, directamente ¿por qué no es posible en el aparato mas caro, marca philips (por tanto, una marca que podrá permitirse un ingeniero que les dé la posibilidad de desarrollar un software tan “complicado” como ese)?

Por supuesto estoy obviando muchas consideraciones, como son las de los materiales, lo cual va unido a la duración de las piezas, del aparato en general.

Pero es que no quiero hablar de todo eso porque no creo que sea tan difícil de entender que la experiencia de poder elegir qué escuchas y cuando, puede decantar una compra. ¿No se dan cuenta de esto? ¿Somos tan predecibles, tan simples que saben que vamos a elegir un aparato que requiera pulsar el mismo botón cuarenta veces hasta llegar a la canción que quieres escuchar o a la emisora que necesitas? No quiero decir aquello de …me temo que sí…(me gusta la sonoridad de esta expresión, lo cual me hace pensar que al final todo es música y quizá ellos lo saben).

Evidentemente algo de eso hay, porque si buscas conexiones, posibilidades de expansión y versatilidad en un aparato doméstico, lo más fácil es que te decepciones al cabo de un buen rato de búsqueda infructuosa.

No sé quizá mi crítica está amenazando los puestos de trabajo de miles de trabajadores de una gran empresa, de la cual viven muchas familias. No quisiera pensar que sea así.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s