Las habilidades de las tarjetas para relacionarse

He visto un cuadro que parecía interesante y que tiene que ver con emociones y relaciones sociales. Es de la web Habilidadsocial.com

Pensaba explicar algunas ideas relacionadas con esto de las habilidades sociales, sobretodo por aquello de que es algo tan obvio, en apariencia, como difícil cuando se trata de teorizar sobre ello, de reflexionar más allá de lo aparente, de lo que parece evidente.

Todos como personas tenemos relaciones sociales y desde pequeños, desde niños, hemos interiorizado un modo de relacionarnos que se ha ido moldeando a medida que nos hemos hecho mayores y cuando uno, ya de adulto, intenta reflexionar sobre el modo en que se relaciona, apenas puede entender porque lo hace como lo hace, si no es explicándolo mediante adjetivos que describen nuestros valores, nuestras costumbres, nuestros hábitos.

Y solo cuando uno ha de enfrentarse a situaciones especiales a circunstancias distintas a las que tiene en su día a día, habitualmente, es cuando, a veces, uno puede detectar carencias, inseguridades y falta de fluidez, que se suele achacar a la falta de hábito, a la novedad o incluso a las personas y situaciones, más que otra cosa. No es habitual que uno se mire a sí mismo y piense en qué hace mal o en qué podría hacer para desenvolverse mejor. Fundamentalmente cuando uno ha de esforzarse por una necesidad superior y cuando alguien hace notar esas carencias o esa incapacidad es cuando uno realmente se plantea que quizá tiene que adquirir alguna capacidad o habilidad que no tiene o no maneja bien.

Cuando uno lee un artículo como este, sobre como mantener conversaciones interesantes, podría parecer que todos estos puntos a tener en cuenta, solo podrían interiorizarse si uno tuviese que valerse de ello para su profesión, es decir, parece una serie de consejos para el trabajo de un profesional que tiene que relacionarse con la gente, más que consejos a nivel personal. O al menos, eso parece si los tomas todo como un conjunto. Quizá algún consejo aislado pueda parecer más accesible, más fácil de aplicar en la propia vida, pero como ya he dicho, nuestras habilidades sociales están tan arraigadas en nuestro inconsciente que apenas puede uno pararse a pensar cómo hace las cosas y qué actitud debiera tomar para hacerlas de otro modo. Lo más normal es que uno se resista a hacer algo de lo que se cuenta en este artículo por miedo a parecer poco natural, falso, interesado, con una pose propia de otro tipo de persona.

Y pensando en las relaciones sociales que se crean a través de Internet, sobre aquello de los seis grados de separación y también sobre la gente que se relaciona con otros como un modo de ganarse la vida, encontré una página interesante el viaje de mi tarjeta en el que se puede leer una experiencia personal de alguien que busca trabajo, y además se puede reflexionar sobre lo que supone relacionarse con los otros y cómo lo hacemos, no solo a través de las redes. Aunque en estos tiempos de crisis, supongo que es más impactante como ejemplo de lucha por salir de la lista del paro.

Tengo que acabar. Como todos los temas que quiero suscitar en estas entradas, suelo quedarme muy corto, porque no me queda tiempo para profundizar. Se me ocurren muchas maneras de seguir hablando de todo esto pero tengo que dejarlo por hoy. Hasta otra.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s