Pagar el precio

Quizá no es bueno querer que te sorprendan, esperar que haya algo a la vuelta de la esquina que te va a dar una sorpresa agradable. Supongo que siempre se puede encontrar algo malo en una actitud como esta. Pero ahora mismo no me importa demasiado. Y voy a usar una imagen, que tiene palabras escritas, para escribir esta entrada. Andaba buscando imágenes, fotografías y grafismos varios cuando ha aparecido esta que no era precisamente lo que andaba buscando:

Esta imagen pertenece a un blog que podría ser el que me ocupe unas horas mañana o un día de la semana que viene, si tengo tiempo. Pero de momento esta frase que aparece atribuida a Platón (quien sabe, mi cultura no llega tan lejos como para reconocerla a la primera, sin mirar algún libro o alguna fuente fiable para corroborarla), me puede servir para escribir esta entrada.

Es curioso que una frase como esta, que puede haberse escrito hace miles de años, serviría para explicar algo que está pasando ahora mismo. Quiero decir que como en estos tiempos nos consolamos con poco, tampoco es necesario recurrir a discursos sesudos y que te exijan muchos minutos de tu tiempo. Simplemente te cae una frase del agujero negro de internet y la guardas en tu aparato casero de información, ocio, oficina y aparato de música que es el ordenador, y ya tienes un diábolo para jugar un rato. Y con ella a la vista la lanzas arriba y abajo le das unas cuantas vueltas para ver como está hecha, te preguntas quien dedicó tiempo a hacerla y poco más.

No digo que la frase en sí no tenga sentido y no sea muy adecuada y que si patatín y que si patatán. Lo que ocurre es que todo nos resbala. Si un día te apetece indignarte, te pones las noticias de la TV y te cuentan un caso de corrupción más y le dan unas cuantas vueltas a otros más que ya conocemos de la semana pasada y con todo hacen unas cuantas frases ingeniosas, buscando sacar el mal genio del que escucha. Si puede ser, de una manera tan razonable que uno, ni siquiera, se pare a pensar que es sospechoso esto de que en la TV les parezca tan mal, algo a lo que dedican solo unos pocos minutos al día.

Recuerdo hace años, cuando en la TV se veían debates de gente que razonaba largo y tendido, con tiempo, sin prisas. Y está claro que muchos aburrían, pero otros conseguían hacerte entender qué querían decir y además daba la impresión de que era gente coherente con sus ideas y que cuando salían del plató de TV, llevaban una vida acorde con aquello que defendían. Por supuesto no había posibilidad de corroborarlo pero tampoco tenías la sensación continua que se tiene ahora en cada minuto de TV. Supongo que se pueden encontrar minutos de TV sin manipulación, sobretodo en aquellos dedicados al entretenimiento puro y duro. Pero en general puedes pasarte horas esperando que alguien hable sin intención de engañarte o llevarte a su terreno.

Ah, pero alguien puede decirme que está internet, a parte de la prensa escrita, porque la radio se parece cada vez más a la TV.

En cuanto a la prensa escrita, parece que están mal los tiempos para esto de la letra impresa, pura y dura. Tendrán que bajarse del carro de la oportunidad y los buenos tiempos de estos últimos siglos y dedicarse a otra cosa, porque parece que la gente, el público en general ya ha decidido que se va a dedicar al multimedia para informarse, entretenerse y ponerse al día. Quizá esto sea una moda que tenga a la gente entretenida durante unos años y poco a poco se descuelguen unos pocos y vuelvan a la letra pura y dura, sin nada que te desconcentre, ni te desvíe del objetivo de leer un artículo completo, un texto mas o menos largo. Me da la sensación que los libros son otra cosa. Creo que debe pasar todavía un tiempo para que pueda cantar victoria el libro digital. De momento supongo que se va abriendo camino.

Pero hablaba de internet como medio para informarse, para estar al día. Tal como está montado hoy en día (seguro que tal como lo conocemos ahora no durará muchos años), es algo que está demasiado atado al aparato personal, al ordenador personal, con lo que acaba siendo un modo de desentenderse del mundo. Un modo perfecto curiosamente, porque te configuras la navegación a tu manera. Hasta que no consigan gobernar esta deriva, que de momento solo tiene un timón económico, internet será el paraíso personal de cada uno de nosotros (como se ve escribo desde un país occidental).

Hemos cerrado pues, el círculo. Este ingenio que es internet, me procura la información y la sugerencia para que pueda pensar en algo que nos afecta a todos, esto de la preocupación por la política, esto de que deberíamos implicarnos mas. Pero acto seguido, me procura otras informaciones, otras derivas y otros divertimentos, que rápidamente me hacen olvidar lo anterior. Paradojas de la vida.

El otro día, después de un rato de navegar por esto del internet, se me quedaron tres ideas en la cabeza que tenían que ver con todo lo que había visto en la sesión que me había dado. Girando alrededor de la corrupción y la implicación social, etc.

Es verdad que podría explicar de donde saqué cada una de estas ideas: un vídeo por aquí y por allá, un artículo de no sé quien que relacioné con una noticia que había leído no sé donde. Quizá no tenga mayor importancia. Quizá lo importante sería darle una vuelta a esas tres ideas o conceptos, para ver qué punto de locura momentánea y qué punto de idea a estudiar pueden ser. Son el destierro, la invasión de los paraísos fiscales y el servicio social en el pleno del ayuntamiento. Dichos así seguidos me parecen de risa. Vamos que si no consigo explicarlos un poco, los voy a borrar con la tecla milagrosa de este teclado. La dejas apretada un rato y te hace olvidar rápidamente todo lo que has escrito en los últimos minutos.

La palabra destierro tiene muchas reminiscencias del pasado y supongo que se le puede meter en el saco de ideas absurdas para estos tiempos. Por eso pensaba en darle alguna vuelta a la idea, intentando que pueda parecerse a un destierro moderno, con todos los derechos que se merezca alguien que ha sido elegido para administrar el dinero de todos y que lo roba y lo reparte entre sus bolsillos y los de algunos amigos. Y una versión moderna de lugar de destierro, una isla comprada con el dinero que han robado y en la que la nacionalidad sea la de ciudadano B. Sin tratados de libre circulación de personas.

Lo de la invasión de los paraísos fiscales tiene también necesidad de una vuelta, pero pensaba en algo pacífico, sin sangre, a parte de técnicas legales y de convicción política que no domino. Me venían a la mente las luchas de los mineros y todos estos sufridos obreros que hacen una marcha a Madrid porque es el lugar de decisión. ¿Podrían cercar unos miles de europeos, los paraísos fiscales que tenemos cerca, sin que les pasara nada muy malo? Me refiero a que montaran campos de detención para encerrarlos a todos. Quiero decir  que sería una demostración innegable a los políticos de lo que detestamos y de lo que estamos dispuestos a hacer. Supongo que uno no se acaba movilizando hasta que encuentra el momento y el lugar adecuados. Supongo que es algo muy personal y de repente cuando menos te das cuenta, un montón de gente coincide en que es el momento y el lugar adecuado para hacerlo.

Los políticos y los millonarios tienen capacidad de reacción de sobra, instrumentos para manejar las situaciones tensas en su provecho, pero supongo que lo importante al final es la concienciación de cada uno de nosotros. A veces te subes a un tren del que sabes que te vas a bajar en pocas paradas y otras veces te subes a un tren que parece el que te va a llevar a otra parte. ¿A otra vida?

Lo del compromiso que lleve a al establecimiento de un servicio social me viene a la cabeza por aquello de la ciudadanía que se conciencia que tiene que hacer el cuidado de sus calles con la atención a sus hábitos, o los ciudadanos y ciudadanas que aceptan un servicio militar obligatorio para todos porque saben que están en un pequeño país que no puede permitirse pagar a profesionales y la amenaza de la guerra y la invasión está muy presente. Me refiero al compromiso que existía antiguamente con los mayores y que existe en la actualidad en muchos pueblos del mundo. Supongo que tiene que ver con una coyuntura y una historia que está muy cerca del ánimo de la gente, del día a día.

Y supongo que los sociólogos, o algún tipo de estudioso de estos temas, podrían explicar que las sociedades van aprendiendo poco a poco y rectifican o se les lleva a un punto de fractura en que todo se rompe y surge otra cosa de la revolución.

Me imagino que si hiciésemos una comparación entre los padres de hoy en día y los políticos, gobernantes e ideólogos honestos de nuestro entorno, se podría ver fácilmente la dificultad que tienen de hacerles entender a sus protegidos que ya no se puede vivir así, que esto está cambiando, que la historia que conocemos ya no nos sirve, que el cambio exige nuevas ausencias y nuevas presencias, y tanto y tanto mas, imposible de hacer ver.

Esto no es lo que parece. Yo no quería. Se me ha ido de las manos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s