El ejemplo de…

Empresas como google o zara son enormes aunque lo sean por distintos motivos, de distinta manera. Me resulta complicado en este momento hablar de las diferencias y las similitudes, hacer un análisis correcto, porque lo que realmente quería comentar es que se pueden hacer muchas cosas, que tiene sentido, que esto es vida también.
Se pueden hacer muchas críticas y seguramente todas tienen su sentido, pero para mí también tiene sentido dedicar tiempo a este tipo de información. Supongo que la edad me da la tranquilidad de no sentirme atrapado, de saber distinguir, de no dejarme llevar tan fácilmente como hace años. Es verdad que, a veces, todo parece mas complicado, todo se vuelve oscuro, angustioso, pero si has aceptado, con la experiencia que te dan los años, que eso es vida sin más, aprendes a pasar esos momentos lo mas rápido posible con la certeza que vendrán mejores momentos y que incluso puedes conseguir que los momentos de felicidad, de seguridad, de confianza, de iluminación, sean tan gratificantes como para emerger sobre todo lo demás, de manera que la idea general es que tu vida vale, sirve, es aceptable, es mejor que otra que hubieras elegido o te hubiera tocado, en la que la tristeza, el sufrimiento, la desesperanza, fuesen los protagonistas.
Y el hecho de escoger este documental sobre ZARA, no tiene mayor importancia, si consigues terminar de verlo sin necesidad de ir a comprar algo. No es ese el objetivo. Tampoco pongo el link del video para alternar un rato de TV, con un rato de youtube con el portátil en el regazo. Uno debiera inspirarse con videos como éste y otros muchos que se podrían citar, para hacer otras cosas, para pensar de otra manera, como excusa para pensar en ideas que no tienen nada que ver (me refiero a que no tienes que pensar en montar una tienda de ropa, o pensar en crear un imperio de la nada, ni siquiera que pretendas ser un profesional de una multinacional como esta). Pero de videos como este pueden servir conceptos, mensajes, detalles,…
No es fácil extraer, exprimir. Uno tiene que tener la suficiente tranquilidad para no cansarse en el minuto 5, no puede dejarse llevar (me refiero a dejar de pensar de manera crítica) en el minuto 30, uno debe tener el suficiente interés en ver las cosas de otra manera, de escapar de una visión impuesta por los medios, por la realidad que nos presentan cada día, y así podrá sacarle partido a los 55 minutos que dura este documental.
Uno puede reflexionar sobre la moda, sobre el sentido de vestir de una manera u otra, pero no solo para gustar o sentirse bien, sentirse integrado, sentirse cómodo, que también, sino dando un paso más, pensando en cómo afecta eso a los demás, cómo influye en el tipo de sociedad que quiere y que tiene. No es necesario hacer grandes filosofías de la vida a cada paso,  pero sí se puede hacer una pequeña filosofía de andar por casa, la misma que sirve para relacionarse con los vecinos, para comportarse en el entorno en que uno se mueve, ya sea la familia, el trabajo, el barrio, los amigos….
También se puede reflexionar sobre el trabajo, el modo de ganarse la vida y el modo en que está montado el mundo laboral, las relaciones entre jefes, y empleados, entre empresarios y servicio público, y todo lo que gira alrededor, las cuestiones éticas y morales que están en todos los ámbitos de la vida y que también están en este.
No hay que dejar que los conceptos abstractos y poco frecuentes en nuestro vocabulario nos asusten, porque siempre hay un modo de explicar los conceptos mas complicados en nuestro lenguaje, con las palabras que usamos cada día. Pero hay que aprender que las palabras hay que utilizarlas bien.
Utilizando un símil diría que hay pocos juegos de cartas en que la mayoría de cartas sean comodines. Es bueno que de vez en cuando un comodín te sirva para conseguir la mano que quieres (para explicar algo que no sabes explicar), pero lo que debiéramos hacer es intentar encontrar en la baraja la carta que nos sirve en cada momento, para lo cual los juegos de cartas suelen tener suficiente variedad de números y agrupados en palos, para que existan suficientes opciones.
Pongo el ejemplo de las cartas, no porque yo juegue mucho, sino porque quiero ver en todos esos que las frecuentan tanto, esa necesidad de entender la complejidad del día a día (de manera subconsciente se entiende, porque sería muy simple trasladar la cara de una persona a un dos de copas), de asimilar que es necesario hilar fino, detenerse un minuto a pensar, y que se pueden simplificar las cosas, sabiendo que todo es muy complicado. Y que haciendo que todo sea negro no se gana nada. Tampoco pienso que sea bueno hacer que todo sea rosa o blanco. Hay mas colores, y se pueden hacer combinaciones.
Como fin de esta entrada, podría poner algunos enlaces que han precedido a la visión del documental en esta sesión de internet que me he pegado, aunque soy consciente de que no debería hacer esto, porque no es bueno mezclar cosas que no tienen mucho que ver. Aunque también voy a poner otro video que sí tiene que ver con Zara.

Goteras

La ciudad de la memoria, tarda en cargarse

La vida secreta de Amancio Ortega

Juan Gérvas, entrevista, equipo cesca

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s