Enciclopedia de salud y seguridad en el trabajo. Malos tiempos.

Los portales institucionales, de organismos públicos suelen tener una gran cantidad de información y a veces es difícil hacerse una idea clara de todos los recursos que proporcionan. Los que todavía tenemos en la memoria aquellos tiempos en que no existía otro modo de información que acudir físicamente a los lugares en que podía obtenerse (ni siquiera por teléfono podía uno obtener demasiada orientación), tenemos aún una visión de cómo conseguir los datos que necesitamos, que está asociada a un esquema de organización diferente al que se utiliza en las páginas web, donde reina el hiperenlace y casi cualquier soporte imaginable para distribuir la información.
Evidentemente no se puede hablar de un solo tipo de sitio, portal, página web, o de sistema de transmitir la información vía internet, pero parece que los sitios que pertenecen a instituciones públicas nos hacen suponer unas posibilidades que luego en la práctica superan nuestras expectativas o por otro lado las frustran por la incapacidad de ofrecer lo que se espera de ellas.

En el caso que me ocupa hoy, me ha parecido interesante aportar un enlace a una enciclopedia del trabajo que he encontrado en la página del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT). La enciclopedia como dice en los créditos “…ha sido publicada por la Oficina Internacional del Trabajo (Ginebra)…” y es del año “…edición española, Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, 1998.”

No sé muy bien cómo enlazarla porque solo la casualidad me ha llevado hasta ella. Debería hacer un enlace al sumario desde el cual se puede acceder al resto de textos en pdf. Porque otra opción es poner el enlace al instituto y a partir de la caja de texto, donde pone Buscador, encontrar la enciclopedia, pero no me ha parecido lo mas natural, sabiendo cómo he llegado hasta aquí. Será que estoy espeso (la verdad es que si pienso en la experiencia de algunos buscadores dentro de las mismas páginas webs, no me extraña mis reticencias con esta utilidad incrustada que tienen algunas webs, porque a menudo es una inutilidad de buscador).

Para otro momento queda la discusión de qué información tiene sentido en un momento concreto y qué información es una mera forma de entretenimiento. Lo de la enciclopedia es un invento de hace unos cuantos siglos ya, pero lo de aprender a deshacer construcciones ideales en nuestra mente, ensoñaciones y deseos que no encajan con nuestra realidad y nuestras necesidades, no parece tener instrumento o invento adecuado. Nos desviamos mucho de un camino que puede tener tantas apariencias posibles que incluso te hace dudar de cuál es tu camino.

A veces creo que los anuncios moldean nuestra cabeza de tal  manera que uno se encuentra de pronto ante un artefacto que hace determinada tarea de manera automática, como una sierra eléctrica y de pronto a uno le entran ganas de cortar muchas cosas. Cuanto mas anuncios veamos al final del día, más ganas tendremos de irnos a una playa del caribe, con lo exótico que parece eso, o más tendremos que reprimir el deseo de contactar con los miles de usuarios del iphone vía twitter o facebook que quieren quedar para exigir en las puertas del centro apple mas cercano, una bajada de precios en todos sus productos.

Me ha salido otra de esas entradas en que mi atención está demasiado dispersa y me cuesta escribir. Supongo que por eso hay muchas personas que prefieren escribir sin acceso a internet o a otros documentos, archivos o cualquier cosa que pueda distraerte como puede ser la TV, la radio, revistas, periódicos, o el niño jugando con el gato.

Como estoy tan disperso, solo cuando cerraba esta entrada y le ponía título he caído en la cuenta de que son malos tiempos para estas cuestiones de salud y seguridad en el trabajo. Con tanto desempleo, supongo que esta no será una entrada muy popular, muy buscada.

Pd: curiosidades sobre los títulos de crédito de las películas, algo que no es tan fácil de encontrar en google porque está la acepción original que acapara la mayoría de resultados. Aun así, prefiero la vertiente estética a la económica.  También los libros tienen créditos como dice esta página, curiosa igualmente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s