James Newton Howard

De pronto he sentido necesidad de contar un pequeño éxito, ridículo en según qué contexto, pero que me ha proporcionado la sensación de alegría que se tiene al aprobar un examen al que uno siquiera pensó en presentarse.

Tan sencillo como descubrir que has asociado en tu cabeza dos películas sin saber muy bien qué relación tenían. El otro día viendo en la Tv la película Efecto dominó, me quedé con esa sensación de que me recordaba a otra película. Unos minutos u horas más tarde me vino a la cabeza la película Un día de furia, que en principio no se parecía ni en argumento, ni en los actores protagonistas (tengo que decir que a pesar de que la TV cada vez repite más las mismas películas, hacía bastante tiempo que no había visto ésta última).

Como no podía buscar la relación en ese momento, me hice un apunte (tal era la intensidad de mi presentimiento).

Hoy al buscar los datos de las dos películas en una guía de cine, he descubierto que el autor de la banda sonora es el mismo.

Como he dicho, nada más importante ni más nimio que cualquier otra cosa que nos pasa en la rutina del día a día y que nos produce una pequeña marca dentro (no sé en qué parte concreta).

Quería escribir marchamo, en la frase anterior, como se diría en otro ámbito pero parece que no es un uso aceptado para referirse a lo que te marca por dentro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s