La desconexión

Y puestos a escribir y en vista de que no me desanimado del resultado de la entrada anterior, se me ocurre mencionar también esta entrada de un blog desconocido hasta hoy, en el cual se acierta a describir algo que me ha parecido un certero ejercicio de expresión escrita que enlaza con ideas, pensamientos, intuiciones que se movían entre mis neuronas, esperando el mejor modo de salir al exterior.

Así la desconexión se convierte en una palabra con nuevas connotaciones para mí. Y espero que sobretodo se convierta en la mejor puerta de enlace a la idea que se explica en esa simple entrada de blog.

Sé que se pueden explicar las cosas que suceden de muchas maneras, pero una exposición de los temas “a la manera de los grandes medios” suele dejarme indiferente muchas veces. Supongo que a medida que uno se hace mayor arrastra mayor cantidad de enlaces-asociaciones mentales, que envuelven los temas cotidianos en una neblina que acaba ocultándolos a la consciencia. Todo parece igual, todo va unido a sensaciones relacionadas con la frustración, la complacencia, la apatía, la ambición constreñida (tanto que a veces solo la reconocemos cuando es convenientemente redirigida por ¿? comercialmente). Y a veces parece que uno solo reacciona a golpe de sorbo, cuando la cerveza o el alcohol mas colorido o descolorido (según los gustos y las modas) se pasea por las venas.

Y no sé de donde viene tanta indiferencia, tanta complacencia, por lo de consentir excesivamente dejándose llevar por la sensación de que todo está inventado, de que uno no tiene mucho que hacer porque si se rebela pierde lo que ha conseguido y a veces parece que uno solo se mueve por la necesidad insatisfecha de novedad continua, que te lleva de aquí a allá, como una veleta, buscando y encontrando solo pequeños momentos, pequeñas alegrías.

¿Es tan necesaria una pasión, tanto que se vuelve indispensable tener una injusticia por la que luchar, un amor que conservar o destruir, una religión en la que creer y a la cual encomendarse para todo? Pareciera que los dirigentes de estas sociedades del bienestar se han confabulado por conseguir una visión de las injusticias acumuladas lo bastante grande, para mover a una gran cantidad de gente, porque pequeños grupos con pequeñas injusticias por las que luchar no consiguen lo que los grandes magnates de las grandes empresas esperan conseguir.

Y está claro que individualmente no conseguimos grandes cosas y que las grandes personalidades están escondidas y no se muestran o no queremos aguantarles todo aquello que va en el pack de una persona, y que no nos gusta.

Ahora parece que un potaje de garbanzos puede estar bueno sin sal y hasta puede que no le haga falta garbanzos. Y llegamos a confundirnos tanto que nos parece que el humus de garbanzos puede ser lo mismo que ese potaje sin caldo. Es verdad, todo es lo mismo pero no se vive igual y al final la vida se acaba y uno solo ha vivido una vida. La vida de los otros no es la misma que la nuestra por mucho que se parezca y tenga unos ingredientes muy similares. No nos sabe igual ni nos dirige en la misma dirección y con las mismas sensaciones. Y lo que debiera ser mas importante, cuando uno llegue al final del camino no sentirá su vida igual que nadie, por mucho que las comparaciones nos ayuden a entender lo que pasa, lo que nos ha pasado y por qué.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s