Sila o sima

Hay muchos héroes y cada uno puede pensar en alguien distinto, porque hay para todos los gustos. Y no voy a ponerme a desarrollar el concepto de héroe, con lo que espero descartar de ese modo la lectura crítica conducente a ridiculizar lo que uno entiende por héroe y los demás malinterpretan.

Estaba leyendo un artículo sobre una espeleóloga que había bajado hasta unos 2000 metros bajo tierra, por una sima (término que he traducido de forma rápida como cueva) que parece muy conocida para la gente que se dedica a este deporte (afición dirían algunos que conozco).

Uno lee muchas cosas en determinados días en que parece que estas dispuesto a tragar letras.

Cuando estas dispuesto a tragar TV puedes ver con la misma tranquilidad el Sálvame, como el programa Redes de Punset. Quizá la razón de que no lo emitan en la misma franja horaria es que muchos se los tragarían igual, como un producto televisivo sin más. Sin hacer diferencias. Los que no entendemos mucho de publicidad y creemos que la intuición nos sirve para decidir porqué se hace como se hace, esa cosa de los anuncios, pensaríamos que al menos un ligero cambio de emociones debe existir (a mi me viene a la mente esa idea sin profundizar demasiado en ella) y por tanto, que uno no ve un programa con la misma actitud que el otro. Pero puestos a pensar con lógica y sabiendo lo que sabemos de los anuncios en la TV, debe ser más fácil de lo que parece, confundir lo que se anuncia con un mensaje que no es el que buscan los anunciantes. No sé si me explico. Todo eso está muy estudiado y la gente de la calle debe creer que no le afectan los anuncios, pero ahí están las cifras. No se paga tanto por un anuncio en TV, tan solo porque el comercial de turno sepa vender y se haya extendido la idea de que son rentables. Y la mayoría de lo que se anuncia está dirigido al consumidor de a pie. Es verdad que no somos conscientes de que somos masa. Supongo que cuando vas a un partido de fútbol o te metes en una manifestación, sí que eres consciente de que tu posición como ser humano cambia y que las leyes que rigen el funcionamiento de la masa son distintas de las que rigen el funcionamiento del individuo. Y es fácil que no sepamos describir esas leyes con frases claras y entendibles para la mayoría. Sí sabemos que hay proclamas que podemos gritar en una manifestación que pueden arrastrar el grito de otros (no se nos ocurriría gritar según qué cosas y menos esperar que nadie nos siga y se apunte a ellas) y también sabemos que hay frases que levantan el aplauso de los asistentes de programas como el Sálvame (no puedo dar cifras porque no las tengo, pero no creo que lo de los aplausos espontáneos en el público sea tan residual que no valga la pena ni tenerlos en cuenta). No sabemos mucho de la masa, pero los que sí saben, consiguen sus objetivos con la publicidad. Quiero creer que son la mayoría, porque no estoy preparado para creer que esto de la publicidad es un montaje mas, por el cual ganan dinero unos pocos y otro montón de empresas simplemente están manteniendo el sistema, como mantienen el sistema de estado los que pagan impuestos (creo que había un anuncio que decía que somos más… los que pagamos)

No estoy defendiendo ninguna actitud, ni justificándome, pero es verdad que a veces cuento lo que pienso, como cualquiera cuenta lo que ve. Yo creo que muchas veces es necesario saber el contexto en que uno hace algo, porque se puede entender mal, la razón de hacerlo de esa manera y no de otra.

Y como acabo de decir, no quiero creer que estoy justificandome. Así que sigo.

La espeleología me atrae, como me atrae el montañismo, y deportes que podríamos llamar de riesgo. También se podría decir lo de ‘deportes al aire libre’. Me atraen porque me llama la atención la gente que hace deportes de esfuerzo, de riesgo en muchos casos, cuando llega a extremos de exigencia.

Supongo que a todos nos llaman la atención esos personajes que parecen héroes por lo que consiguen.

Podría escribir mas, si tuviese tiempo, pero como esto sigue siendo un blog que escribo cuando puedo, pues tendré que ir acabando porque se me acaba el tiempo del que dispongo. Tan fácil y tan difícil, lo aseguro, porque a veces podría escribir durante horas. Puede que no se entienda. Como no entendemos tantas cosas.

Para terminar dejaré una imagen. Sigo con la idea las imágenes que explican para cuando no tienes ganas de leer o no tienes tiempo. Imágenes que recuerdan, que explican.

Doy un nombre también. Ella se llama Pilar Orche y no es mas que una chica en la treintena. Cuánta gente con esa edad ha conseguido los retos que se ha propuesto. La gente que consigue grandes logros me atrae, pero no me acerco a ellos. Quizá espero que ellos vengan a mí. Está en el carácter de algunas personas ¿se podrá buscar el gen culpable?

Cuando era mas joven recuerdo a una hija de los vecinos llamada Sila. O así la llamaban. ¿Qué será de ella?¿porqué me viene a la memoria?¿tenía suficiente edad entonces, para recordar ahora a esa niña o me lo han recordado después, en esas conversaciones de familia en que salen recuerdos de lo mas extraño?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s