Amy en la casa del vino

Quería decir algunas palabras sobre la muerte de Amy Winehouse, pero como no conseguía la inspiración las he buscado mientras oía su música, gracias a Youtube.

El artículo que he encontrado me da muchas claves que sigo sin poder (que mala es la pereza) enlazar en frases coherentes:

cinco premios Grammy, cantante británica, “políticamente incorrecta”, por sus problemas con la policía, uso excesivo de drogas y alcohol, bulimia, trifulcas con su pareja, sobredosis, cancelación de conciertos, y entradas y salidas constantes de centros de rehabilitación, respeto del público, incuestionable talento, rock, jazz, blues, soul, “letras inteligentes”, voz sencillamente “espectacular”, artista “honesta”, nunca ocultó sus adicciones a la droga y al alcohol, su gran éxito, Rehab, era un claro rechazo a la petición de su esposo, familia y amigos de acudir a un centro de rehabilitación para alcohólicos, “…mezclaba (los géneros) porque le nacía”, ritmos negros, familia judía influenciada por el jazz, a los 14 años comenzó a escribir música de jazz, amasar… fortunas, éxito, el dinero, muy joven

La vida pudo con la música que pese a que puede sobrevivir, lo hace en canciones con un gran peso sobre ellas. Al menos para personas conscientes.

Solo esa persona supo que ocurrió en su vida, como sintió cada una de las emociones que le acompañaron, cómo las interpretó con los recursos que adquirió, cómo vivió en suma. Quizá alguien quede para contarlo. Aunque quizá no interese mucho tiempo más. ¿Cuanto tardará en caer en el olvido la persona y empezará a crecer el mito?

Me pregunto como lo hicieron, cómo hicieron crecer un producto a partir de alguien tan frágil, una persona tan problemática. Me refiero que a pesar de todo alguien quiso rescatar unas peculiaridades humanas, que al fin al cabo pertenecían a una persona, como un todo, completa con sus virtudes y sus defectos, para plasmarlas, para darles un soporte, y hacer sobrevivir así, algo condenado al naufragio.

Pero no conozco a esas personas. No sé hasta qué punto les pudo la codicia o el amor al arte.

Sí puedo hablar del resultado, del producto. Me gusta la música negra, pero no me ha dado por rememorar clásicos del blues o música del estilo. Quizá estoy cansado de música que ya conozco desde hace muchos años y quizá uno agradece una voz y una mezcla de sonidos que parece fresca, distinta.

Viendo como se desenvuelve en sus conciertos me hace recordar sentimientos propios. Me parece descubrir en ella ese pesar que me asaltaba cuando tenía que estudiar algo que me gustaba, pero con unas prisas, unas urgencias, en un momento en que no me apetecía.

Siempre me han disgustado las rigideces de las estructuras ya establecidas, pero ahora veo que no he luchado demasiado contra ellas, porque quizá admiro la humanidad, y sé que necesita de las estructuras. No sé. Como me pasa a menudo tengo sentimientos enfrentados y sé que no estoy solo en eso.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s