Aprendiendo a discriminar

En una entrevista a Rosa Montero, de hace unos meses, leo una frase que me trae un recuerdo. Dice sobre las redes sociales que es algo estupendo y pone un ejemplo de porqué los medios andan pasmados ante lo que ocurre. El ejemplo es este:

“Es como si cogieras a alguien del siglo XIX y la pusieras a ver la tele. Se volvería loco, no sabría discriminar un anuncio de un informativo o de una película. Y sin embargo, hoy, los bebés lo saben porque han nacido con eso. Nos falta saber interpretar y discriminar este nuevo mundo visible, que es el mundo.”

Realmente hay gente de 60 o 70 años que yo conozco que no sabe discriminar y se molestan por el modo en que la TV lo mezcla todo. No entienden el lenguaje, las formas, esa ‘falta de respeto’ hacia el espectador que lleva a que los programas empiecen sin anunciarse previamente, sin un presentador que de manera educada y pausada explique qué es lo que se va a poder ver a continuación. También se muestran confundidos cuando un informativo incluye unas palabras de alguien de la calle o unos segundos de una película o algo en formato distinto que les induce a creer algo diferente a lo que realmente está pasando. No sé si esto ocurre por simple falta de atención, por un desinterés total o porque realmente no han vivido esta realidad desde muy pequeños.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s