Larra y el público

Quería hacer una entrada sobre una lectura que he hecho, pero me he enredado con otras lecturas y otros temas.

Así pues, medio despistado, solo puede hacer un bosquejo de lo que quería escribir. Quizá debiera dejarlo para otro momento pero me interesa dejar escrito algo, ya que esta vida te lleva por caminos que van cambiando a cada hora.

La lectura es curiosa, pero la he mantenido hasta el final, apenas unas pocas páginas, quizá porque el autor me recuerda a una antigua lectura, de cuando los libros eran casi los únicos recursos para leer literatura o una escritura de cierta elaboración. Realmente podría decir que era un clásico de la literatura española, pese a que estamos hablando de un texto publicado en el año 1832.

El texto se titula ¿Quien es público y donde se le encuentra? Curioso, sin duda, leer algo relativo a este tema, de alguien que escribe en el contexto del siglo XIX. Por supuesto siempre habrá alguien que me cuente de textos parecidos, mucho más antiguos. Quizá alguien lea esto y quiera sugerirme alguna lectura al respecto.

Pero como digo, creo que solo me ha impulsado a mantener la lectura algo como el nombre del autor, Mariano José de Larra, nombre conocido de la literatura española, que fue también lo que me animó a leerlo en su momento en papel, y quizá también el tipo de texto de qué se trata. Me gusta el costumbrismo, muy relacionado con la psicología, con la comprensión del alma y mente humanas. También me llama la atención el modo de enfocar el tema, muy al gusto de gente como yo (no sé como se nos podría llamar, pero soy consciente de que me puedo sentir identificado con muchos que ven las cosas como yo).

Quizá internet te hace creer que las apariencias importan más, pero es que de hecho, cada vez más, uno tiene que utilizar las apariencias y la intuición, para saber por donde moverse, a quien escuchar o leer, porque no hay tiempo para mucho más.

La vida en las ciudades hizo que la gente dejara de lado intuiciones relacionadas con el estilo de vestir, el estilo de vida, el modo de relacionarse con lo vecinos, el modo de expresarse, que tanta importancia tendría en aquellos lugares donde la gente vivía y se desenvolvía.

La consciencia viene a llamar mi atención, diciéndome que todo esto que describo no ha desaparecido. Supongo que me lo dice la razón, porque no recuerdo la última vez que traté con gente como ésta. Quizá mis mayores aún recuerdan que eso existió. Yo puedo volver a sentir que existe algo así, en cuanto me sumerja unos días en ese ambiente, pero un viaje de fin de semana o un mes de vacaciones, no me quitará la visión de la realidad que tengo ahora.

En cuanto al tema del público, que trata Larra en este texto, sería largo hablar de ello, pero sin duda interesante también.

Para quien sea capaz de mantener una lectura de este tipo, en castellano de hace 180 años, le dejo un enlace. No quiero decir que el texto no merezca la pena, pero sí he de admitir que leer en una ordenador con la mente puesta en las millones de palabras escritas que hay ahí detrás, al alcance de una mano hábil con las teclas y el ratón, resulta a veces complicado. ¡Qué le vamos a hacer!? Cada cosa tiene su pega.

He buscado un refrán para rebatir esa última frase y he encontrado este aquí:

Cuando salta la liebre no hay galgo cojo

Es lo que tiene internet. Tiene para todo y para todos y el que no quiera que desconecte.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s