Silencio. Secreto.

Buscaba algo que intuyo, con lo que cual era cuestión de bucear en palabras, frases, ideas.

Encuentro frases como esta en un documento sesudo:

-El ser humano se entrega a la palabra y con ella consigue llegar al otro

-El ser humano se entrega a la palabra y con ella consigue llegar al otro

-El hombre es un ser social dotado de palabra y para Aristóteles esta capacidad le otorga el sentido del bien y del mal. Este reconocimiento de lo social por la palabra expuesto en la Política aristotélica implica también su reverso, el de la incomunicación y el aislamiento por la falta de entendimiento, esto es, por la falta de la palabra.

-Por ello, todas las transformaciones sociales e históricas que ha vivido el ser humano han modificado también su relación con el silencio y la palabra.

En alguna frase de este texto la autora, Verónica Palomares, adjudica a un tal Georges Bataille la expresión…ley del lenguaje… y sin quererlo me viene a la mente la ley contraria. La ley del silencio. Esta me parece más llamativa. Y supongo que no por sus referencias cinematográficas (inevitablemente somos una generación de pantallas). Me llama la atención la ley del silencio cuando me la encuentro en el día a día. Y quizá con algún matiz que le quita fuerza a la palabra ley y le acerca más a la palabra natural. El silencio natural no parece demasiado reminiscente, no evoca tantas ideas. Sin embargo cuando encuentras en un grupo más o menos definido, un silencio dirigido, voluntario y limitado a ciertos aspectos de la vida, de las relaciones, de los sentimientos, llama la atención. Sobretodo por lo que esconde, por lo que no nombra. Porque aunque parezca que no existen criterios, sí que hay conversaciones de coincidencia, principios subyacentes que van constriñendo lo que no se puede decir, el secreto, de un modo “natural”.

Supongo que sí hay reminiscencias de todo lo secreto en nuestra sociedad. Sí las sociedades secretas esconden mucho, pero parecen algo ajeno a la realidad. Solo cuando encuentras un grupo de personas que pueden mantener secretos durante años, puedes entender que los humanos podemos compartir mucho y mantener muchos secretos en esa convivencia. Podría parecer que no es posible. Pero supongo que estos tiempos de individualismo permiten muchos espacios privados que favorecen el secreto. Y puede parecer que, a pesar de todo, no rompen la convivencia.

Siguiendo con el texto citado arriba, adjudica a Philippe Breton las expresiones…hombre dirigido desde el interior…o esta otra…hombre dirigido desde el exterior…para luego seguir:

-Saca su energía y su sustancia vital no de cualidades intrínsecas que provendrían del fondo de sí mismo, sino de su capacidad como individuo conectado, conectado a vastos sistemas de comunicación, para recoger, tratar, analizar, la información que necesita para  vivir. Como ya no está guiado desde el interior, como ya no busca más la legitimidad del acto o de la decisión en correspondencia con una intuición interna o una armonía interna, la búsqueda de valores se dirige hacia el exterior, hacia los modelos de comunicación y de comportamiento que son brújulas, puntos de referencia para conducirse en el mundo.

Quizá en este punto tendría que traer aquí las ideas de Harari (en su texto Sapiens) que creo se apoya en la neurociencia, para decir que lo que vivimos va construyendo nuestro cerebro a la vez que va sucediendo, con lo cual muchos años de existencia bajo este modelo de convivencia, crea una condición física distinta a la anterior. Y por tanto nuestro mundo interior queda modificado.

Por supuesto su análisis tiene en cuenta muchos siglos, e incluso milenios, de evolución. Aún así, no deja de ser curioso cómo se va creando una dinámica social, una construcción de convivencia, ajena a lo que hasta ahora parecía controlar todo lo social, ajena a esa opinión pública o publicada por los medios o por los personajes más relevantes de la sociedad. Y por encima de todo lo que se pueda decir, está lo que se siente. A veces la confusión y la falta de sentido se apropian del día a día. Y pueden ser emociones muy fuertes.

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Pequeña escala

Tengo un par de referencias. Una referencia es un libro que ya fue editado hace un par de años. Se llama El jardín de cartón de Santiago Álvarez.

El otro una referencia a un artículo sobre los neardentales. Este tema suponía que era algo poco popular. Aunque según se lee en palabras del artículo del El país, de abril de este año, “Una exposición sobre la especie humana extinta se convierte en el fenómeno de la temporada en París”

Nunca sabes por qué a la gente le atrae de repente un tema como este. A mí me ha empezado a interesar a partir del libro de Harari, pero es un tema con una cantidad de información enorme que estudiar, sobre la que leer y curiosear. Todo un mundo en el que sumergirte, como fue el mundo de los dinosaurios. Aquello generó muchas películas y muchos artículos y tanto producto sobre lo que desplegar tu atención, tu dinero, tu tiempo, que parece sorprendente que tanta gente lo haga.

Pequeños mundos los hay por todas partes. Pero como me cuesta entender todo lo que se mueve a gran escala, me quedo con lo que me interesa en mi pequeña escala del mundo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Siete mil quinientos millones. Por redondear.

Estaba leyendo un artículo sobre la población mundial y de repente al hacer clic en un enlace encuentro una página con la cifra de crecimiento de la población a nivel mundial. De pronto he sentido una sensación de vértigo, un extraño suceso habrá acontecido en mi cerebro que ha removido algo en mi interior. Llevo unas cuantas lecturas y enlaces en la última hora, así que quizá esta página sea el corolario de todo lo que pasaba por mi cabeza con estas lecturas y gráficos.

Lo primero que me viene a la cabeza es una sensación de incredulidad. Luego la razón te dice que tiene visos de ser una información fidedigna.

Luego cuando quieres racionalizar la sensación, un poco más, empiezas a hacer comparaciones y supongo que es fácil encontrar otro contador de los temas más variados que también me producirían vértigo y un vuelco en el estómago. Conexiones a internet, millones de euros, dolares, yenes y monedas del estilo moviéndose en el planeta a través de cuentas bancarias o en otro tipo de operaciones mercantiles.

Y montones de contadores más que no quiero equiparar. Quizá porque estoy pensando en la evolución del ser vivo, del humano. Y quiero centrarme, de manera egoísta, en la vida futura del ser humano en el planeta. O en el universo. Así que seguiré leyendo en esa dirección.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Sapiens

Cuando uno habla de millones, ya sean millones de años, millones de personas o millones de euros, la cifra se te escapa porque es difícil hacerse cargo de algo que se aleja de tu día a día. Nuestra razón nos da claves a partir de comparaciones y consideraciones sobre lo que implica una cifra así.

En el caso de millones de años es difícil ponerse en situación. Aquí un fragmento de Sapiens, el libro de Harari para ponerse a pensar de una manera mas directa y estimulante.

Aunque supongo que cuanto mas cerca mejor y es más fácil pensar en miles de años. Diez veces la civilización que conocemos, mejor que 500 o 1000 veces.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El miedo

Ya está aquí el texto postergado.

La reflexión que quería hacer tenía que ver con una imagen que el cerebro me devolvió en forma de razonamiento lógico, casi infantil, por la ausencia de referencias a conocimiento adquirido y que por tanto pudiera actuar para matizar la imagen mental.

Se trataba de un documental de esos que hablan de la guerra, en blanco y negro, donde se ven caer bombas desde el depósito que tiene el avión. La visión es curiosa puesto que allá abajo, muy difuminado parece que existe algo, quizá una población donde va a caer esa bomba. Supongo que tantas imágenes de bombas cayendo, nos vuelven un poco insensibles. Se podría decir que alguien que no ha visto caer una bomba es insensible, por naturaleza, a sus efectos.

Pero el razonamiento que surge cuando a continuación se ven los efectos de las bombas, en la siguientes imágenes del documental, ya digo de manera infantil, al ver gente corriendo de un lado a otro buscando refugio, es que es incomprensible que una bomba pueda matar a nadie ¿cómo es posible que alguien avisado, viendo venir a los bombarderos, oyendo las alarmas, pueda ser atrapado por los efectos de una bomba, cuando tienes tanto tiempo para huir, para refugiarte?

Es incredulidad, falta de información, falta de experiencia directa, hace que la idea quede postergada en la mente. Si uno no se esfuerza en entender, en el cerebro solo queda esa marca de incredulidad, esa emoción asociada a algo que no uno no acaba de entender, a pesar de que la intuición te dice que te falta una parte del razonamiento que explica algo que no entiendes. Suele pasar cuando tu cabeza no está en lo que perciben tus sentidos, sino que a la vez está pendiente de otros razonamientos o de otras urgencias que están requiriendo la atención emocional.

Pero volviendo a imágenes mentales que no se entienden, pongo un ejemplo, que esta vez sí me acerca más a la realidad, a la experiencia física que te explica el por qué.

Se trata de la experiencia de un accidente de tráfico. Visto de cerca los efectos de un accidente de tráfico, cuando pasas cerca de uno, sobretodo si este es grave con varios vehículos implicados, caes en la cuenta de manera muy explícita, como el acto de conducir implica un riesgo mortal para los que están en la carretera.

Aquí vemos claramente porqué se produce esta incongruencia, este aparente modo de actuar incoherente que nos lleva a lanzarnos hacia un posible final de nuestras vidas, con tanta naturalidad. Aparentemente. Aquí sí se puede entender lo que ocurre porque es algo del día a día. Cada uno de los conductores que se enfrenta a la carretera día a día, debe enfrentarse al hecho de que las velocidades que alcanzan los vehículos pueden dar como resultado la muerte del conductor o del acompañante si se produce un accidente.

La primera modulación de este razonamiento encaminada a hacer desaparecer el miedo del conductor, es que solo existe riesgo a determinadas velocidades. La siguiente modulación o matización es que si uno conduce con atención es muy difícil que ocurra un accidente. En esta fase ya aparecen las dudas mucho más claras que en la anterior, ya que se ve más claramente que no solo depende de uno, el que ocurra un accidente. Hay más personas, más vehículos implicados. Quizá la tercera modulación o matización llega cuando la razón te dice que no existe demasiado riesgo puesto que los accidentes no son algo tan frecuente. A partir de aquí la forma en que cada uno regula el razonamiento o lo camufla con otras consideraciones, es cosa de cada uno. Nadie puede extrañarse de noticias como esta.

O como esta otra

En este punto quisiera enlazar este razonamiento con el anterior, puesto que no parece que exista mucha relación y quizá parezca traído de una manera forzada.

Diré que el único lazo de unión entre ambos es una emoción de incomprensión, de falta de sentido. Pero la frase clave que une ambos hechos en mi cabeza es la costumbre. ¿Quiero decir que nos acostumbramos a la muerte? No sé si se puede decir así, pero es cierto que si no entendiéramos la muerte como algo que está relacionado con la vida, nos costaría mucho vivir.

Pero lejos de justificar cualquier causa que esté relacionada con la muerte, pretendo dar un razonamiento más que matiza la idea de la costumbre. A estas alturas a la mayoría no le hace falta mayor explicación. Pero si uno sigue sin ver, si uno sigue en la oscuridad porque no tiene ganas de ir a buscar la luz, yo se la traigo.

Pese a todo, la vida sigue. Pese a los bombardeos la vida sigue. En la medida de lo posible.¿Cómo evoluciona el miedo cuando uno vive rodeado de bombardeos constantes? eso es algo que solo pueden decirlo quienes hayan vivido esa realidad. ¿Cómo evoluciona el miedo ante los accidentes de tráfico? si uno no se ha enfrentado a ninguno grave, ni se encuentra habitualmente en carretera, probablemente lo tenga muy dormido dentro de su conciencia.

Esta pequeña reflexión podría extenderse a multitudes de situaciones del día a día que requerirían razonamientos parecidos. Pero por hoy queda aquí.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Luego

Luego sigo…. es lo que se suele decir cuando estás a medias, cuando no has terminado. En este caso aún no he empezado, pero espero dar un lugar aquí, a lo que está en mi cabeza.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Autos

Me ha llamado la atención un vídeo de youtube sobre el downsizing porque era algo que no sabía y un artículo en una página web sobre obsolescencia en coches, donde se compara algún coche antiguo con los nuevos automóviles. Hay muchos mundos a los que dedicar atención y, mal que nos pese, aún dependemos de los vehículos para la vida moderna.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario